¿Hasta dónde consentir a un cliente?

Hace unas semanas tuve la oportunidad de proponer este tema en la comunidad de Twitter #MakerterosNocturnos, comunidad que cada noche debate temas sobre la mercadotecnia aplicada en métodos tradicionales así como en digitales. El tema estuvo activo por 30 minutos y fue bien recibido pues es muy fácil compartir la experiencia de cada uno de los que estamos en el mundo de la mercadotecnia. Espero lo disfruten:

Esta pregunta nos viene a la mente cada vez que intentamos conseguir a un nuevo cliente o para retener a los que ya son parte de nuestra cartera. Pero, ¿hasta dónde es prudente cumplir con todo lo que nos piden?. Siempre y cuando no nos comprometa a quedar mal con nuestros tiempos tanto de oficina como personales.

Una de las situaciones más recurrentes al inicio de un negocio, es tratar de tener a los clientes lo más felices posible, aunque en ocasiones sacrificamos horas de comida, sueño, amigos y de pareja. Estos requerimientos van desde:

-Entregar trabajos y/o proyectos el mismo día.

-Mandar propuestas a primera hora (aunque lo hayan pedido un día antes en la noche).

-Un extreme makeover del proyecto cuando ya hay avances notables, y un largo etcétera que se va moldeando conforme la actividad que desempeñamos.

Esto hablando de los clientes que exigen, pero también son conscientes a la hora de pagar tus servicios, por que no falta el “clientus gandallismus” que quiere todo para el día siguiente y no pasa lo mismo a la hora de pagar.

¿Pero todo es puro sufrimiento?. No,  parte de las ganas de cumplir con lo anterior, es que sabemos que la factura o nota de remisión -sea la forma con la que acostumbran cobrar- puede ir con un cargo de urgencia “camuflajeado”, factor que a todos nos conviene y nos hace sonreír como niño en dulcería, y claro, saber que pudimos con el encargo dejando ver que somos capaces y de confiar cuando una situación lo requiere.

Mi consejo es, lograr ese balance que nos permite cumplir con nuestros clientes, “achecharlos” y hacerles ver que son la niña de nuestro ojos, desempeñándonos con profesionalismo, dándole la atención debida a todos y más importante aún, tener el espacio para contactar nuevos prospectos y rescatar a los que se nos escapan.

Espero estos comentarios hayan sido de ayuda a quienes se preguntan lo mismo y recuerden que un cliente contento no dudará en recomendarlos con sus conocidos.

Buena semana para todos :).

Anuncios

4 pensamientos en “¿Hasta dónde consentir a un cliente?

  1. Como dicen por ahí, el cliente primero. Claro, siempre debe haber un balance, se debe estudiar los pros y contras de darlo todo por un cliente, pero pues ya saben como es esto, el satisfacer al cliente es nuestra meta meta.

    Saludos.

  2. Buen tema de debate, el equilibrio debe estar en todos los ámbitos de nuestra vida, & como somos mercadólogos, o sea chingones, pues más.
    Felicidades por el cyber-espacio adquirido, & seguimos al pendiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s