Las personas están cansadas de la publicidad.

Sí, están leyendo bien, las personas ya no quieren más publicidad. Por lo menos publicidad que no les interesa, y bueno cómo negarlo, si estamos rodeados de mucha publicidad que no es para nosotros, que al mercado que busca atacar no circula por donde la colocaron (y al que sí va dirigida, basta con una sola vez para olvidarla y hacerla parte de la ciudad), logrando solamente una contaminación visual que entorpece el debido seguimiento de los señalamientos en vías públicas y no dejar de ver lo poco que nos queda de naturaleza en las ciudades.

¿Quiénes no han visto el impreso de un concierto que pasó meses atrás? o ¿las bellas caras de políticos que buscan un hueso  cargo público para ejercer? (por cierto, estos últimos son de los más “populares” en las calles). Bueno, pues todas esos anuncios han generado en nosotros un rechazo por la publicidad, tanto que ya somos “zombies” al decir que NO cada vez que alguien se nos acerca a ofrecer algo, este vendiendo algo o sólo ofreciendo información. De esto me di cuenta hace unos días:

Resulta que un cliente contrató nuestros servicios para dar promoción a su empresa en las calles de Villahermosa, él necesitaba hacer saber a las personas cómo usar el servicio que ofrece por medio de Internet. Desarrollamos una estrategia BTL para simplificar el “tutorial” y mostrarlo en pequeños y sencillos pasos, al terminar el show callejero se entregaba unas tarjetas con indicaciones para registrarse y usar el servicio.

Aquí viene lo chistoso: en general las personas recibían la información gracias a que el show les había llamado la atención. Pero algunas personas, ya habiendo visto la explicación (que nos quedó bastante bien la verdad) no querían recibir las tarjetas, creían que les estábamos vendiendo algo y hacían el clásico “no te volteo a ver para que te des cuenta que no quiero nada”  o el muy manchado “acelero un poquito para dejarte atrás”.

Eso me hizo pensar: ¿cuántas buenas ofertas se nos escapan sólo por estar acostumbrados a decir que no? y esto lo digo porque el servicio que estábamos promocionando es muy bueno y su valor agregado también.

Ahora ¿cómo revertir el efecto de los tres monitos?, ya saben los que se están tapando los ojos, las orejas y la boca y que parece que también están cansados de recibir publicidad.

Una de las formas más rápidas es la verdadera segmentación. Las campañas omnipresentes son caras y el porcentaje del retorno de la inversión a veces queda debiendo. Una buena fragmentación del mercado tiene muchas ventajas como:

  • Atacar a quien realmente necesitas.
  • El costo de inversión es mucho menos.
  • Y si haces algo novedoso, tu servicio, producto o idea será bien recibido.

Busquemos sorprender y no saturar, comunicar y no gritar, por que no olvidemos que el dinero de los clientes es muy importante para gastarlo en cosas que no representen un beneficio para él.

Les comparto esta experiencia esperando que les haya gustado, si tienen un comentario no duden en dejarlo abajo, ¡saludos!.

Anuncios

4 pensamientos en “Las personas están cansadas de la publicidad.

  1. Pingback: Cómo debe ser la publicidad « marketcon

  2. Pingback: ¿Por qué las empresas no venden lo que quieren? « marketcon

  3. Hasta ahora, el mejor post, querido colega. Lleno de verdades que pueden entorpecer al trabajo de acción tanto del mercadologo como del publicista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s