Satisfacer o sorprender ¿cuál es tu estrategia?

Todos hemos tenido esa duda en la cabeza alguna vez, ¿Cómo hacer para que mi idea, producto o servicio se conozca y además se venda?. Ciertamente es difícil lanzar algo, pero más difícil es no saber para donde ir, a quién y cómo ofrecer los servicios o productos que vendemos.

Existe la creencia que una gran y novedosa idea, producto o servicio se venderá más rápido que otras, la verdad es que necesita más labor de venta para conseguir una respuesta positiva por parte del posible cliente ya que no están acostumbrados a tu idea, requieren de tiempo y buenos argumentos para aceptarla.

Esto puede ser un problema para lo que se animan a lanzar algo muy novedoso en un mercado, pues puede parecer pan comido: “funcionó en otros países ¿no? Entonces debería funcionar  aquí…”. ¡MÑEEE!*. No contamos con los mismos factores que haga que la idea, producto o servicio se venda.

Entran muchas variables como el mercado meta, la economía del país, el producto o servicio, el costo para lanzar, etc.

Lo que sí se puede hacer es transportar/tropicalizar esas ideas, productos o servicios “locos” que hemos visto en internet y moldearlos para nuestro sector. Dicen que debes ser igual de moderno que tu mercado, si quieres vender más rápido, claro. Pero si lo que quieres es hacerte notar como una empresa o emprendedor creativo, puedes hacer lo que quieras.

No quiere decir que lo que vemos en Internet no funcione en nuestra región, quiere decir que hay que hay usar el ingrediente activo (por si me lee un farmacéutico) para tener una oportunidad de vender la idea, producto o servicio, ¿y cómo logramos eso?:

  • Investigando más sobre el ingrediente activo y su real beneficio para la sociedad.
  • Tipo de materiales que se necesita y si hay algún remplazo para alguno.
  • Costos.
  • Si el clima de tu estado no afecta a la idea, producto o servicio.
  • Si necesitas un permiso del H. Ayuntamiento del estado, el precio del permiso, etc.

Supongamos que ya tienes una idea, producto o servicio en mente o quizá ya está lista para venderse ¿cómo lo venderás a un posible cliente o darás a conocer?. Hay 2 formas de hacerlo.

(AVISO: lo siguiente está basado en textos, videos, blogs y lo más importante, mi opinión. No voy a deshonrar a ninguna, sólo daré puntos de vista):

Investigando al mercado y ni siquiera preguntar.

focus group

Investigando al mercado: esta forma es la que la mayoría de las personas debería de hacerlo, y no es casualidad. Muchos libros de mercadotecnia, blogs en internet, videos, pláticas entre empresarios la respaldan. Sí, es lo más inteligente que puedes hacer.

Preguntar a quienes son tu mercado meta si tienen afinidad con lo que quieres ofrecer, si estarían dispuestos a pagar por ello y cuánto, te dará pistas para saber dónde estás.

Lamentaaaablemente, las investigaciones de mercado tienen pies torpes que tropiezan fácilmente:

1. Una gran idea, producto o servicio puede quedar destruida si las personas no le entienden o temen.

2. Todos los entrevistados JAMÁS acordarán pagar el precio que tienes en mente. Sugerirán, tal vez, el menos barato para no verse mal.

3. Para el 3 le doy la palabra a Steve Jobs (QEPD), cuando le preguntaron que si que investigación hizo al lanzar el ipad: “Ninguna. No es el trabajo de los consumidores saber qué es lo que quieren. Es difícil que los consumidores te puedan decir qué quieren cuando nunca han visto nada ni remotamente parecido a lo que les ofreces”.

4. Las investigaciones de mercado son tramposillas, más si te están pagando por ellas. ¿Por qué?, Pues porque las preguntas pueden ir encaminadas al resultado que la agencia/cliente buscan. (No todas las agencias, no se vayan a amargar).

Ahora, le toca el turno a la siguiente opción:

Ni siquiera preguntar: con está forma me guiaré de algunas pláticas que he escuchado, la mayoría de emprendedores jóvenes que han tenido éxito.

Ellos comentan que la mejor forma de saber si una idea, producto o servicio es bueno, es lanzarlo cuanto antes, obtener la mayor cantidad de feedback en un periodo de tiempo para juntar la información y analizar que está bien y que está mal, volver a lanzar y repetir. Esto, en su mayoría para servicios en Internet.

En físico, también hay ejemplos donde la investigación de mercados no fue tomada en cuenta y la idea, producto o servicio fue y es un éxito. Los más conocidos son el de Henry Ford que dijo “si le hubiera preguntado a la gente qué querían, me habrían dicho que un caballo más rápido”. Y el de Bill Bernbach (publicista): “estamos tan ocupados midiendo lo que piensan las personas que se nos olvida que podemos cambiar lo que piensan”.

Sin duda, lo que tienen en común todas las ideas, producto o servicios que cambiaron al mundo por innovadores, es que han sido resultado de una verdadera pasión por parte de sus creadores, pasión que se contagió a sus seguidores y fue saltando de persona en persona.

Suena muy bien todo, pero esta forma también tiene su tercer pezón:

1. Sin un plan de negocios es difícil que una incubadora de gobierno te jale para hacer crecer tu idea.

2. Generas desconfianza hacia los inversores privados al no tener mucho de la idea en “papel”.

3. Corres el riesgo de que tú seas el único en creer en la idea, producto o servicio y sólo compren tus amigos, o ni ellos.

4. Casi siempre, tú equipo o tu, financian todo.

Sé y saben que este modelo no es para cualquier empresa o emprendedor, se necesita grandes dosis de valemadrismo y verdadera pasión y ganas de divertirte y saber que una idea, producto o servicio no te define. Que hay más de eso de donde vino aquello.

Creo firmemente que NO TODO SE DEBE INVESTIGAR. Hay ideas, productos o servicios que están lo suficientemente chingonas para dejarnos con la boca abierta, como para que sean recortadas y mutiladas por un focus group que no entiende algo que no conoce.

También sé que un negocio es negocio por sus ventas y que NO TODO SE DEBE ARRIESGAR para salir sin testeo, esperando que el mercado lo convierta en su producto o servicio de base.

(Este ejemplo es una campaña de publicidad. Los videos de focus group de verdad son aburridos).

Al final del día se trata de creer en donde estás depositando tu confianza, en lo que puede ser tu sustento para toda la vida. Es lógico que quieras que funcione y es más lógico aún, que te fíes de la mejor estrategia para que tu idea, producto o servicio  sea un hitazo.

Lo importante es HACERLO Y REPETIR.

Agradezco a Luis Elizalde (@luisfelizalde) por escribir estas joyas, favor de leer:

http://luisfelizalde.tumblr.com/post/47110646321/el-sr-hoffstatter

http://luisfelizalde.tumblr.com/post/47705076052/share-of-fridge

*Espero que “MÑEEE” haya representado el sonido de la chicharra esa que suena cuando te equivocas.

Síguenos en Twitter como @Marketcon y suscríbete para que te lleguen los post a tu correo.

Anuncios

2 pensamientos en “Satisfacer o sorprender ¿cuál es tu estrategia?

  1. Totalmente de acuerdo con este post. Muchas veces me piden como mercadologo que realice una investigación de mercado y les pregunto si quieren eso o un analisis del mercado con herramientas lógicas, unos insisten mas y cuando les presentas el presupuesto ponen cara de WHAT!! jajaja este post refleja lo que uno como mercadologo puede hacer para obtener datos más apegados a la realidad que una investigación tan cuadrada. Sin embargo no dudo del poder de obtención de datos de la IDM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s