Y si quieres más pues, grita

Es un placer compartirles un nuevo post que no sólo inaugura el 2014, también contiene información que confío, que les deje algo.

Hace unos días tuve una reunión en una sala de lectura. Después de terminar, me quedé unos minutos más leyendo un libro de cuentos que estaba frente a mi (y cargando la batería de mi lap top, la verdad).

Antes de irme, 6 estudiantes de secundaria se sentaron en la mesa de a lado; todos traían un bloc de dibujo y revisaban sus trazos entre ellos. Los vi por un momento, me decidí y me acerqué a preguntarles:

– “Hola, me llamo Marketcon y ¿ustedes?”. (Obviamente no dije “Marketcon”).

 – “Rodrigo”

– “William”.

– “Oliver”.

– “Jesús”.

– “Yo también me llamo Rodrigo”.

– “Juan”. 

– “Viktor, pero con K”.

– “¿Por qué dibujan?”.  

– “Es tarea”. Respondieron.

– “Pero ellos dos si saben dibujar; dibujan ánime”. Dijo Rodrigo 1, señalando a Oliver y a William.

– “¿Por qué dibujan juntos?”. Jalé una silla y me senté en su mesa, sin pedirles permiso. Soy terrible.

– “Porque somos amigos y así revisamos lo que hacemos”. Dijo Jesús, sin dejar de ver su bloc.

– “Oliver y William, ¿dibujan seguido?”.

– “Cuando se me ocurre algo, lo dibujo”. Me dijo William, apenado por tantas preguntas.

– “A veces”. Respondió Oliver. Mientras me veía escribir sus respuestas. Reía.

– “Oliver dibuja personajes”. Dijo Rodrigo 1, de nuevo. – “Muéstrale, Oliver”.

Oliver titubeó un momento pensando si mostrarlos o no, más por pena que por la calidad. Abrió su bloc y le dio vuelta a varias hojas llenas de dibujos y trazos hasta llegar al que imagino, es su mayor logro.

¿Ustedes lectores, vieron Las Aventuras de Fly? Una caricatura de un chavito que le aparecía un dragón en la frente cuando se enojaba. Bueno, pues el personaje era como uno de ahí: “Sandorph”. Una especie de hombre en llamas mitad hielo que evidentemente era un malo de la historia.

personaje fuego

(La cagué y no le tomé fotos a su personaje, pero era algo así. El de la izquierda).

Después de ver otros de sus dibujos, le pregunté, exclusivamente a Oliver y a William qué aspiraban con sus dibujos:

– “No sé, solo me gusta dibujar”. Dijo Oliver. William comentó que no aspiraba nada. No le creí, sé que lo dijo por pena a mis preguntas y la posible burla de sus amigos, porque ya verán…

– “Y, ¿a quién admiran?”. 

“Nos gusta mucho Magolobo”. Se adelantó William a contestar la pregunta por los dos. Les recomendé a Bunsen (porque no conozco a muchos ilustradores), y a Lizzeth Huerta (porque es chingona y porque es tabasqueña).

Para esto, ya se habían relajado más y ellos me preguntaban a mi que por qué tantas preguntas, aunque seguían riendo a cada pregunta que les hacía.

Les pregunté qué querían estudiar terminando las preparatoria y las respuestas rondaban entre: Ingeniero civil, Ingeniero en Mecatrónica, Ingeniero en Química Industrial, Mantenimiento Industrial,  Ingeniería en Petroquímica.

Las razones que me daban eran: porque su papá era ingeniero, porque le llamaba la atención, porque su hermano era ingeniero, porque quería hacer partes ortopédicas para personas con alguna necesidad. Sin duda, muy influenciados por el ambiente laboral en Tabasco, donde las empresas buscan ingenieros para trabajar en las empresas petroleras.

Solo William me dio una carrera diferente: Programador de juegos. Sonreí porque me di cuenta que sí fue pena lo que le hizo no contestarme sobre sus aspiraciones.

Verán, a veces nos falta contagiar a las personas con nuestros sueños. Y lo entiendo, las posibilidades de que no seas tomado en serio o peor aún, seas el cóctel de tus amigos, son altas. Decidimos trabajar en secreto, practicando todos los días esperando estar listos, para salir a la luz.

La estrategia puede funcionar o no, pero es el riesgo que queremos correr. Tampoco estoy diciendo que debes gritar desde un edificio lo que quieres hacer. Se trata de contarlo a las personas correctas, las que entienden qué onda contigo.

Ellas pueden no sumarse a tu idea, pero pueden ayudarte a dar los primeros pasos. Eso es porque las personas que se toman el tiempo y escuchan tus ondas, generalmente tienen sus propias ondas y entre las personas con onda, hay buena onda.

Las que se burlan y no te toman en serio, no son chavos de onda.

Después de ver sus dibujos y anotar sus respuestas, les di las gracias, intercambiamos correos y me fui.

Pasaron unos días y no sabía cómo redactar esto, no encontraba una razón de ser para que estuviera en el blog, hasta que leí el post de Aarón Benitez “CONTRAATAQUE A LA SOLEDAD DE LA MENTE”, y todo hizo clic.

Él nos cuenta sobre un problema que tenemos todos los que estamos inundados de pasión por algo, llamado: La soledad de mente. Recomiendo leerlo con tiempo y relajados.

Espero les haya gustado este post medio random pero cargado de buena onda.

Los invito a seguirme en twitter como @Marketcon.

Les recuerdo que el blog está abierto a colaboraciones, si tienes alguna experiencia que compartir, envíala a blogmarketcon@gmail.com y la subimos.

Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s