Guten tag, Marketing

Este post puede contener spoilers de la película Guten tag, Ramón. Pido disculpas si no la has visto y por si lees algo que te arruine la experiencia. Si ya la viste y eres publicista o mercadólogo, espero asientas conmigo.

Doy gracias al muñequito del Oscar (que dicen que el modelo fue el Indio Fernández) que no habían funciones para la película de Maze Runner porque pude comprar boletos para Guten tag, Ramón. Ya había visto unos cortos y se me hacía una buena historia: un mexicano en busca de dinero se va a Alemania para ver si la arma. Suena bien. Suena común.

Me llamó la atención porque con sus debidas proporciones he pasado por eso, ya saben, llegar a un lugar nuevo, sin conocer a nadie, con el dinero contado y con un sitio a donde llegar. Claro, no me tocó un lugar con un idioma tan incomprensible, ni un lugar tan lejano, pero, sí sentí esa incertidumbre de no lograrlo. Emocionante, pero no dejaba de ser intimidante.

Ramón y Ruth.

Ramón y Ruth.

Entonces, empezó la película y nos contó la historia de Ramón. Tuvo sus momentos buenos y sus momentos lentos, y casi al final, me llegó la idea de este post. La escena fue una cena con dos idiomas y cero compresión. Ramón contaba algo y ella, la alemana, contaba una historia de valentía y rebeldía de su padre.

Qué bello, pero ¿qué tiene que ver la película con el marketing o la publicidad? Una estrategia aplicada por varias ciudades y países: el City Marketing.

El City Marketing como estrategia de posicionamiento

No es la primera vez que escribo sobre el Marketing de ciudades, te invito a leer La marca ciudad.

¿Alguien más apoya mi punto? Bien. Ahora verán porqué.

Brevemente el City Marketing de una ciudad, estado o país, se encarga de desarrollar interés, acciones y emociones en su población para que se conviertan en portavoces de sus bellezas y beneficios. Al mismo tiempo manda mensajes a los posibles turistas o inversionistas a confiar en ese lugar.

Entonces, Guten tag, Ramón es mercadotecnia de ciudad porque no solo se centra en lo que la ciudad (Wiesbaden, Alemania) tiene para ofrecer al turismo; respecto a infraestructura -menciona un río hermoso y unos edificios antiguos pero bonitos-, también en lo “cálida” que es su gente, en la poca xenofobia que hay actualmente y en las “oportunidades” que hay en Alemania para los que llegan.

Todo muy lindo pero, si lo analizamos, la película no va para los Alemanes incitándolos a venir a México. No hay nada que haga eso. Tampoco digo que Alemania está ávida de que mexicanos vayan a intentar trabajar/vivir allá. Pero sí se entiende un mensaje para el mundo: que no son nada de lo que el movimiento NAZI les heredó.

Como todos los países, Alemania tiene antecedentes, tiene cambios y está aplicando renovaciones. Parte de esas renovaciones, y por lo cual escribo esto, es usar estrategias para dejar atrás lo que les dejaron.

Para salirse de ese saco, Alemania ha creado eventos mundiales que invitan a visitarlos y darse cuenta que están dejando atrás eso.

Y para muestra, los mejores festivales de Alemania para el mundo:

  • Oktoberfest: es uno de los eventos más importantes del calendario alemán. ¿Por qué? Porque hay chelas, salchichas y meseras de ensueño. La idea es apreciar la cultura y su gastronomía. Nada mal.
  • Rock am Ring: festival rockero de 3 días donde se presenta lo mejor de lo mejor. La idea es menear la cabeza, tomar cerveza, comer salchichas y ver alemanas de ensueño. Nada mal.
  • Festival de Cine de Berlín: cada febrero la alfombra roja se desempolva y se pone para recibir a cineastas, actores, productores y a más de 400 películas que buscan un reconocimiento. Las personas que asisten beben cerveza, comen salchichas mientras ven alemanas de ensueño.

Entre otros.

No todo es cerveza, salchichas y meseras de ensueño. Alemania también usa los campos de concentración que albergaron a miles de personas para atraer turismo y sacarse más rápido la espina -ya saben, cuando alguien se burla de ti, lo mejor es usar la broma para burlarte a ti mismo y hacer que paren.

Existe tours a varios, pero el más famoso es el tour a Auschwitz. Dicen que es una experiencia imperdible.

Con esta relamida de eventos y festivales, podemos confirmar que Alemania es una país entregado al City Marketing, y que sus estrategias funcionan. Guten tag, Ramón es otra técnica para avisarle al mundo que pueden trabajar con cualquier país, en cualquier proyecto.

Para Ramón, su experiencia se corta de imprevisto, pero aún de regreso en su casa, la amistad alemana hace algo impensable y se une con una mexicana para explicarnos de nuevo que son más los buenos en el presente, que los malos en el pasado.

Espero que después de esto veas la película de otra forma, y si no la has visto, te la recomiendo como ejemplo práctico del City Marketing.

Nos estamos leyendo por tuiter como:

@_jimmytoledo (el que escribe).

@Marketcon (este fino blog).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s