Popup Stores, no sabía qué era ese término

Ahora que me encuentro interesado en temas de emprendimiento, sobre todo en el comercio electrónico, me puse a investigar sobre esta peculiar manera de emprender y hacer dinero ayudando a la gente a tener lo que ellos quieren y no precisamente lo que necesitan. La vida es una paradoja de si el dinero es importante o no, o que si te da felicidad o no… pero, como dijo alguna vez la señora del comercial de televisión “eso es otra historia”, que tal vez contaré dando mi muy personal punto de vista.

Lo que hoy vengo a contarles es algo que acabo de aprender y ver en el mundo comercial y de negocios, me refiero a lo que en Londres y New York le conocen como Pop-up stores, o tiendas temporales para los hispanos. En realidad en México se conoce desde tiempos muy remotos, sólo que como no tenemos la visión de negocios y no le pusimos un nombre nice para difundirlo por el mundo y se torne una tendencia comercial mundial no podemos llevarnos los créditos de este concepto que diseñadores y chefs anglosajones emplearon para dar a conocer a nuevos clientes y en nuevos lugares, el fruto de su esfuerzo y trabajo para de esta manera incrementar sus ventas y expansión por el mundo.

pop up store

Tianguis, mercados sobre ruedas, el “Starbus” que se para afuera de mi oficina a vender cafés y hasta los comerciantes ambulantes de toda nuestra hermosa República Mexicana, son un claro y vivo ejemplo de esta tendencia mundial que emerge en los negocios de retail. Precisamente estos comercios llevan el nombre de Pop-up (como las ventanas de web que de repente nos aparecen en nuestras pantallas de la computadora cuando navegamos en internet), porque su concepto es de ser emergentes, es decir, que la tienda salga o aparezca de la nada para comercializar sus productos o servicios y después de un tiempo corto desaparezcan para mudarse, literalmente, a otro lugar para darse a conocer.

Otro gran ejemplo, y esta vez haré mención de una película mexicana que empleó el concepto de manera idónea, fue la de Paradas continuas, un muy cómico filme que narra las aventuras amorosas de jóvenes en plena adolescencia, le daban rienda suelta al amor a bordo de una Combi. Pero al percatarse del negociazo que tenían entre manos, los protagonistas se armaron de valor para emprender el muy lucrativo negocio de la hostelería, sólo que este hotel era emergente, temporal y que prometía cubrir las necesidades más bajas de sus clientes, además de brindar mucho valor agregado al ofrecer otros servicios muy propios del negocio. Todo fue un soberano éxito hasta que fueron descubiertos y… El final, si la viste, ya te la sabes.

Lo cierto es que los que tenemos las ganas de hacer algo diferente a lo que estamos acostumbrados, debemos investigar, leer, comparar y sobre todo observar cómo se viven estos fenómenos que son “tendencia” a nivel mundial y tratar de aplicarlos a nuestros proyectos, ya que todos los países no son iguales, hay que saber cómo se comporta la gente, cómo se desenvuelve el mercado y eso es algo que se adquiere con el tiempo y con el estudio.

Este post fue hecho por Orlando May: Profesionista de TI y aprendiz de marketing con miras a ser empresario. Amante de la música latina y clásica. Escritor en potencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s