A todos nos gusta lo mal hecho…

meme-daddy-yankee-mal-hecho

A todos nos gusta lo mal hecho… En redes sociales, por ahora. Y aunque parece queja, no lo es; más bien es un reconocimiento de lo que he notado meses atrás.

Hay algo en lo mal hecho que nos gusta y nos llama a verlo y compartirlo y reírnos; asombrarnos o espantarnos, y después, volverlo a ver hasta que salga algo nuevo.

No me refiero completamente a los memes, porque hay videos y otros formatos de lo cotidiano que viajan por el mundo y hacen lo que mejor saben hacer: divertir a las personas.

¿Nos divierte lo feo y mal hecho? ¡Claro! Hasta frases se han hecho para corroborarlo:

Entre más corriente más ambiente

– Y otras que no recuerdo.

Pero esto tiene bases, no es así nomás. Tengo los pelos de la burra en la mano y al parecer son 5.

Razones por las cuales nos gusta lo mal hecho en redes sociales

1. Sentimos que también lo podemos hacer, pero qué hueva.

Empiezo con esta razón porque es la más obvia para mi.

Seguro ese chiste que tuvo éxito y que lo compartió tu tía, ya lo conocías, o a lo mejor tú lo inventaste, pero no lo hiciste porque se te olvidó o porque no tenias la compu o el celular a la mano.

Eso pasa every time.

El sentimiento de esa cercanía nos gusta, de tener el ingenio para divertir a las personas pero “Ay, al rato lo hago”, es lo que nos complace. Por esa razón celebramos con likes, shares y comentarios a quien vence la hueva y lo hace. Y para ese propósito, mientras más feo, más real.

2. Tiempos cortos para reaccionar y contribuir

En internet todo pasa muy rápido, los tiempos de reacción son cruciales para contribuir en un evento viral, sea de humor, de tragedia o de ocio; ya que generalmente duran lo mismo que la cola para cargar gasolina.

¡Entonces hay que apurarnos porque ese chiste o imagen va a perder sentido en 2 horas! Y no ¿Cómo que vas a dejar pasar la oportunidad de mostrar un poco de lo que piensas a las personas que por alguna razón te siguen? Ellos deben saber.

Y es así que el tiempo influye en mal recortar esa foto, en mal escribir la frase y en “¡Verga! ¡No le puse mi user! Ahora cualquiera se lo puede robar y hacerlo pasar por propio ¡Aléjense de mi meme, buitres!”.

3. El humor es de la gente pero la gente no sabe diseñar

México es mágico, y su ingrediente secreto es el humor. A todo le buscamos chiste, de todo opinamos aunque no le sepamos, pero eso sí, con jocosidad. Lo mismo pasa en las redes sociales llenas de comentarios sobre algo o para alguien, nomás buscando a quien chingar.

Y sin duda, los que mejor chingan son los que menos saben – en cuestiones de diseño o multmedios, no nos metamos a otras áreas. Por eso vemos imágenes feas, videos mal tomados, tuits mal escritos y post como éste, pero eso sí, divertidísimos y fáciles de compartir *guiño guiño*.

El contenido feo se ha vuelto tan común que se convirtió en estándar para los creadores de memes o de vetuasaber,  y de las actualizaciones de algunas redes sociales. Por ejemplo, Instragram se rindió ante el video vertical y ahora, grabar vertical es el estándar. Ni el esfuerzo de esta campaña:

4. El Factor Inesperado

O como yo le digo: nunca me pasa a mi.

Este se parece al 2 pero nel. La diferencia es que el primero es contribuir con algo que ya salió y éste se trata de captar ese momento mamador. Llámese una pelea entre taxistas, una señora tapando el cajero con su suéter, un menso que se quiere suicidar, un perro saqueando papitas o Trump callando y corriendo a un bebé que está llorando.

Ese tipo de contenido casi no lleva trabajo, porque él solo es lo chingón. Intervenirlo sería contraproducente. La captura de estas piezas ocurren desde lo cotidiano de estar echándose un palito entre compadres detrás de una barda o en un programa en vivo que pone el saludo a Elver Galarga, es decir, no hay fórmulas, no sabrás cuando, solo sabes que tienes que estar preparado.

Abran bien los ojos, puede pasar ahora mismo.

5. Chingando desde App Store o Play Store

La tecnología es buena y misericordiosa, y para chingar al prójimo solo necesitas ganas… Y una app. Puede usted comenzar.

Para tu comodidad, muchos desarrolladores dedican días, horas y nalgas, a la elaboración de un programita que te ofrezca productividad, eficiencia y funcionalidad; haciendo que tu labor de chingar sea rápida y precisa ¡Con solo dos clics!

La variedad es harta y las posibilidades pior. Lo más complicado es decidirte por una y empezar.

Fin.

Aclaremos algo, lo mal hecho no está mal ni bien, es lo que hay. Lo que nos gusta, lo que criticamos y buscamos, como cualquier capítulo de La Rosa de Guadalupe. Lo mal hecho nos da voz en el mundo digital, y la oportunidad de usarla como mejor nos parezca.

Muchos están usando lo mal hecho para denunciar a personajes que se estacionan en lugares para PcD, a pedir ayuda porque no tienen agua desde hace días; algunos para reportar accidentes, solicitar apoyos sociales o acusar al vecino que es puerco; otros para registrar muestras de descontento de la gente en marchas o reuniones.

Lo mal hecho no va a terminar y lo mejor es ignorarlo si no te gusta, o unirte y echar desmadre o solicitar ayuda. Recuerda que no importa para que uses lo mal hecho, lo importante siempre será el contenido.

Fue un gusto chavos. Post número 100.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s